Publicidad

Julián Sancho (izq.), ayer  recibió rehabilitación  en el CON, junto a su  Ignacio quien también es judoca

Publicidad