Publicidad

Oscar Pistorius deja el alto tribunal en Pretoria, Sudáfrica, en marzo del 2014, tras reconocer que disparó a su novia: "Escuché un ruido procedente del baño. Antes de darme cuenta, ya había efectuado cuatro disparos".

Publicidad