Publicidad

Rafael Nadal no tuvo mucho apuro con su rival para avanzar a la segunda ronda del Abierto de Australia.

Publicidad