Publicidad

Roger Federer besa el trofeo que lo acredita como campeón del torneo de Basilea.

Publicidad